Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    Todo se basa en el sabor: cultivar tomates de excelente sabor con iluminación LED

     

    • Los consumidores y, por tanto, los comerciantes y también los productores prestan una mayor atención al sabor de los tomates.
    • Charlotte Pijnenburg, especialista en plantas de Signify, ha llevado a cabo investigaciones sobre cómo cultivar tomates mejorando su sabor a través de iluminación para tomates.
    • En este blog, da a conocer los resultados de estos estudios: las luces LED GreenPower de Philips con el espectro de luz optimizado para cultivar tomates, junto con un clima óptimo en el invernadero, conseguirán que los tomates tengan un sabor excelente.

     

    El sabor tiene una gran importancia en el cultivo de tomates y nuestros estudios demuestran que al cultivar tomates con las luces para cultivos LED, estos tienen un gran sabor. A lo largo de los años, hemos observado que los consumidores y, por tanto, los comerciantes y los productores también consideran cada vez más importante el sabor. La elección de la variedad al cultivar tomates desempeña un papel fundamental, por supuesto, pero también lo hacen las condiciones de crecimiento que influyen en el sabor.

    Es por eso que la especialista en plantas Charlotte Pijnenburg ha investigado el efecto de la iluminación LED para tomates en el sabor de los frutos. Estudió dos hipótesis: en primer lugar, al cultivar tomates con iluminación LED obtenemos unos frutos tan sabrosos como los cultivados con HPS y, en segundo lugar, ¿puede contribuir la luz LED para tomates a mejorar el sabor?

     

    Buscar el espectro adecuado para cultivar tomates
     

    Hay diversos espectros con los que cultivar tomates que podrían tener un efecto beneficioso en el sabor. Se sabe, por ejemplo, que la luz azul tiene un efecto interesante. En diversos cultivos se muestra que el aumento de los niveles de luz azul influye positivamente en el sabor y el olor. Otro espectro de luz para tener en cuenta es el rojo lejano, del que también se sabe que puede mejorar el sabor de los frutos. Sin embargo, el rojo lejano puede provocar efectos no deseados, como el aumento de la longitud del tallo. También se sabe que la luz azul tiene un efecto inverso y reduce la longitud del tallo. Al combinar el azul y el rojo lejano podríamos conseguir la combinación ideal: mayor sabor sin prolongar el tallo.

     

    Para esta primera prueba, nos hemos centrado en cuatro espectros distintos:
     

    1. El espectro de control: nuestro espectro estándar rojo, azul y azul claro, que está optimizado para los tomates.
    2. El espectro de control añadiendo rojo lejano.
    3. Un espectro alto en azules, donde parte de luz roja se sustituye por luz azul.
    4. Un espectro alto en azules añadiendo rojo lejano, donde añadimos azul y rojo lejano adicionalmente.

     

    En cuanto a la configuración de la prueba, hemos estudiado dos variedades: Piccolo y De Ruiter 564. Se trata de tomates cherry en ambos casos, que se dan bien en el mismo clima, son de un tamaño similar y además destacan por su buen sabor. Sin embargo, desde el punto de vista genético son muy diferentes.

     

    El ensayo se realizó en el invernadero de la WUR (Universidad de Wageningen) en Bleiswijk, utilizando una solución completa de iluminación LED para tomates. Se utilizó una intensidad PAR de 210 µmol/m²/s, consistente en 135 µmol/m²/s de iluminación superior y 75 µmol/m²/s de iluminación interior. El rojo lejano era adicional, así que se añadía a la intensidad de PAR y solo se añadía desde la iluminación intercalada. El área de prueba era de unos 110 m².

    Ensayo para cultivar tomates en la WUR.
    Una imagen del ensayo para cultivar tomates realizado en la WUR. 

    El sabor de los tomates cultivados con luz LED para tomates se midió de dos maneras. En primer lugar, utilizamos paneles de sabor. Esto se hizo cuatro veces en total. En segundo lugar, utilizamos un modelo de sabor de tomate. Este modelo lo ha desarrollado la WUR y se centra en los siguientes parámetros: azúcares, ácidos, mordida, jugosidad y peso de los tomates. Estos parámetros se midieron mediante sensores, por lo que no fueron degustados directamente. De esta forma, la ventaja que proporciona este modelo es que permite comparar las mediciones mucho mejor ya que la opinión de un panel de cata puede cambiar de un día a otro. Sin embargo, realizar el estudio con este modelo, permite que los resultados sean más consistentes.

     

    Ambos cultivos reaccionaron a los espectros de forma similar, por lo que nos centraremos solo en la variedad Piccolo. Vamos a fijarnos primero en los resultados del modelo de sabor a tomate de la WUR. La escala de este modelo funciona de 0 a 100; cuanto mayor sea la puntuación, mejor es el sabor. El gráfico 1 muestra que los cuatro espectros ofrecieron resultados estadísticamente comparables, lo que significa que los tres espectros experimentales no diferían del espectro de control. De esta forma, los cuatro tratamientos dieron como resultado tomates con muy buen sabor. La primera prueba con el panel de cata también confirmó estos resultados: no se encontraron diferencias significativas de sabor entre los tratamientos aplicados para cultivar tomates. 

    Resultados del modelo para cultivar tomates.
    Gráfico 1: Los cuatro espectros utilizados para cultivar tomates recibieron puntuaciones similares en el modelo de sabor.

    Comparación con los estándares comerciales para cultivar tomates

     

    En general, el sabor de los frutos cultivados con iluminación para tomates fue muy bueno. Esto nos suscitó curiosidad por ver la comparación entre los tomates de nuestra prueba con los tomates cultivados comercialmente. De esta forma, se llevaron a cabo otras tres pruebas con el panel de cata, que compararon los tomates de nuestra prueba (cultivados completamente con luz LED para tomates) con dos grupos de tomates Piccolo cultivados comercialmente (mediante iluminación HPS). Una vez más, la escala va de 0 a 100; cuanto mayor es la puntuación, mejor es el sabor. Los resultados se muestran a continuación en el gráfico 2.

    Resultados sobre el sabor de las distintas formas de cultivar tomates.
    Gráfico 2. Los resultados de las tres pruebas de panel de cata muestran que el sabor es similar entre la prueba con iluminación para tomates y la forma de cultivar tomates comercialmente.
    Estos resultados muestran que los cuatro tratamientos ofrecieron resultados de sabor similares y que estos resultados fueron comparables a ambas referencias comerciales. Aunque la referencia comercial 1 tenía una puntuación media más alta, estadísticamente el sabor seguía siendo comparable a los tomates de la prueba con luz LED para tomates (debido a la gran dispersión de los resultados del tratamiento).

    Para interpretar mejor los resultados de este gráfico, debemos tener en cuenta la configuración de nuestro ensayo: utilizamos un compartimento de invernadero con dos variedades y cuatro espectros de luz diferentes para cultivar los tomates. Esto significa que, para garantizar que todas las plantas pudieran sobrevivir y prosperar, el clima tuvo que centrarse en la combinación del espectro de luz y la variedad que crecía de forma más generativa. Esto significa que el clima era más vegetativo de lo normal para los otros siete tratamientos.

    En nuestro ensayo, la variedad De Ruiter 564 era más generativa que el Piccolo. Esto significa que los tomates Piccolo se cultivaron en condiciones algo más vegetativas que las ideales. Dado que el crecimiento generativo ("crecimiento al límite") es un factor importante a la hora de generar sabor, pensamos que el potencial de sabor de los tomates Piccolo con nuestra luz LED para tomates era, por tanto, mayor que el que vemos en el gráfico 2.

    Así que, para resumir las conclusiones de esta prueba de iluminación para tomates: el sabor era bueno, y ninguno de los espectros experimentales dio mejor sabor que el espectro de control (estando nuestra receta de luz LED para tomate compuesta por rojo, azul y azul claro). También encontramos que el sabor de los frutos de la prueba con iluminación para tomates era comparable al de los tomates cultivados por un productor comercial muy interesado en el sabor. Y creemos que el potencial de sabor real era incluso mayor.

    HPS frente a LED para cultivar tomates teniendo en cuenta el sabor
     

    Nuestro estudio también ha profundizado en la comparación entre HPS frente a LED en lo referente al sabor al cultivar tomates. En esta prueba, que se llevó a cabo en el Proefstation voor de Groenteteelt en Bélgica, se comparó un tratamiento con iluminación HPS completa con un tratamiento realizado completamente con luz LED para tomates. La variedad utilizada fue Xandor, que no destaca específicamente por su sabor. Los resultados de este ensayo se pueden ver a continuación en el gráfico 3.

    Resultados de cultivar tomates con HPS frente a LED.
    Gráfico 3. Los valores Brix del tratamiento mediante luz LED para tomates son comparables a los del tratamiento mediante HPS.

    A partir de estos resultados, es evidente que ambos tratamientos (HPS y LED) producían tomates con valores similares de grados Brix, lo que significa que la cantidad de azúcar en los tomates es la misma. Al examinar la producción durante este ensayo, la iluminación para tomates mediante LED consiguió en realidad un 5% más de producción en comparación con la iluminación con HPS.

     

    En una segunda prueba, que se llevó a cabo en un productor comercial, comparamos un sistema de iluminación híbrido para cultivar tomates con un sistema de luz LED para tomates completo. El sistema híbrido constaba de HPS de 90 μmol/m²/s y LED de 90 μmol/m²/s, y el sistema LED completo tenía 180 μmol/m²/s. Los tomates cherry se cultivaron en el mismo compartimento del invernadero, con el mismo clima. El gráfico 4 muestra que los grados Brix fueron nuevamente similares en ambos tratamientos para cultivar tomates.

    Resultados de cultivar tomates con iluminación LED híbrida y completa.
    Gráfico 4. El grado Brix de los tomates de la prueba es similar para las soluciones de iluminación LED híbridas y completas.

    Estas dos pruebas muestran que una solución de iluminación con LED completa da tanto sabor al cultivar tomates como un sistema de iluminación con HPS, incluso con el mismo clima.

     

    Ajustar los factores de crecimiento para cultivar tomates de excelente sabor

     

    Las pruebas comentadas anteriormente nos han demostrado que la luz LED para cultivar tomates es por lo menos tan adecuada para generar sabor como lo es la iluminación HPS a la hora de cultivar tomates. Y aunque la iluminación no sea el factor más importante en la generación del sabor, una mayor intensidad de luz ofrece a la planta más asimilados, estableciendo las condiciones para poder mejorar más el sabor.

    Debido a la baja generación de calor, la luz LED para tomates permite más horas de iluminación y mayores intensidades de luz. Por lo tanto, el LED crea efectivamente más posibilidades de sabor que la iluminación HPS para cultivar tomates. Si a esto le sumamos el hecho de que la iluminación LED también contribuye a conseguir un mayor rendimiento, las oportunidades de la luz LED para tomates en la producción de estos frutos son impresionantes.

    Para resumir toda la información que hemos dado a conocer: las luces LED para cultivos GreenPower de Philips con el espectro de luz optimizado para cultivar tomates, junto con un clima óptimo en el invernadero, conseguirán que los tomates tengan un sabor excelente.

    Charlotte Pijnenburg
    Charlotte Pijnenburg es especialista en plantas en el equipo de soluciones LED para horticultura de Philips. Se dedica a conseguir que iluminación LED sea más eficaz para cultivar tomates y pimientos. En este blog, da a conocer sus estudios sobre el efecto de las luces LED para tomates en el sabor de los frutos.