Más marcas de

Replanteamiento de las especificaciones de iluminación

 

La tecnología LED cambia nuestra forma de interpretar los indicadores de iluminación

En los últimos años, la iluminación mediante LED ha evolucionado, pasando de ser una tecnología viable a una tecnología que disfruta de una adopción masiva. Como consecuencia, ha sustituido a la iluminación convencional en una gran variedad de aplicaciones, desde las autopistas hasta las tiendas de moda. A medida que esta evolución continúa, la tecnología LED sigue avanzando. Ahora permite características innovadoras que crean nuevas experiencias con la luz. La tecnología LED también ha reescrito las normas para medir y especificar las características de la luz. El diseño de los LED no es algo tan sencillo como solía ser con las tecnologías convencionales. Para que los diseñadores de iluminación puedan sacar el máximo partido de las posibilidades que les ofrece la iluminación LED, deben cambiar su forma de pensar en la iluminación y desarrollar una nueva comprensión de la relación entre los parámetros de luz que se usan habitualmente, como TCC e IRC.

Breve resumen de las principales especificaciones de la luz

Con el fin de crear los efectos de iluminación deseados, los diseñadores de iluminación deben estar familiarizados con las diferentes características que expresan el color de la luz blanca. Temperatura de color correlacionada (TCC) se utiliza para indicar la apariencia de color (o tinte) de la luz blanca. Los valores de TCC indican la calidez o frialdad de una fuente de luz. La iluminación con un valor de TCC entre 2700 K y 3000 K emite más energía en el extremo rojo del espectro y por lo tanto parece algo rojiza, algo que se asocia a la calidez. Por otro lado, la iluminación con un valor de TCC de 4000 K y superior emite más energía en el extremo azul del espectro y por lo tanto parece más azulada, algo que se asocia a la frialdad. Sin embargo, la TCC por sí misma no define por completo la apariencia blanca, ya que dos fuentes de luz con el mismo valor de TCC pueden tener apariencias visuales diferentes. Por eso la posición exacta de las coordenadas de cromacidad contribuye también a la percepción de la blancura.

 

El Índice de reproducción cromática (IRC) es un indicador de fidelidad que representa la proximidad, por término medio, de los colores de los objetos cuando se iluminan mediante una fuente de prueba en comparación con el iluminante de referencia. IRC 100 es el valor máximo, lo que significa que la luz en cuestión está lo más próxima posible a la fuente de luz de referencia. Los valores de IRC inferiores indican que algunos colores pueden tener una apariencia diferente en comparación con el iluminante de referencia.

 

Otro índice que actualmente se está normalizando en CIE, y que está estrechamente relacionado con el IRC, es el Índice de gama cromática (IGC). Los colores de un objeto iluminado mediante una fuente de luz con un IGC elevado (IGC > 100) tienen una apariencia, por término medio, más saturada, mientras que los colores de un objeto iluminado con una fuente de luz con un IGC más bajo (IGC < 100) tendrán una apariencia, por término medio, menos saturada. Mientras que el IRC solo indica que existe una diferencia en la apariencia de color entre la fuente de prueba y el iluminante de referencia, el IGC indica la dirección de la diferencia: más o menos saturación.

Límites de la iluminación tradicional

 

En las tecnologías de iluminación tradicionales, estos aspectos tienen relaciones relativamente fijas entre ellos. Por ejemplo, solo se puede aumentar la saturación (IGC) cuando se reduce la fidelidad (IRC). Como consecuencia, diferentes fuentes de luz producen efectos característicos que son adecuados para ciertas aplicaciones. Las lámparas halógenas se utilizaban en las casas, los faros de los coches y la iluminación de escenarios. Las lámparas HID se utilizaban en la televisión y el cine, el alumbrado urbano y la iluminación de tiendas. Estas características han dado lugar a ciertas ideas erróneas en relación con los indicadores de iluminación que se utilizaban para describir la blancura y el color de la fuente de luz. Para describir los efectos visuales de las fuentes de luz, se dice que los aspectos de la luz como la TCC y el IRC no tienen la última palabra. En el pasado, la tecnología utilizada (como halógenos, CDM, CFL, etc.) influía significativamente en la percepción de la calidad de la luz, ya que ciertos indicadores que so se utilizaban con frecuencia estaban definidos por la tecnología. Por ejemplo, una fuente halógena y una fuente CDM pueden tener una TCC similar y un IRC > 90 pero el efecto de luz es totalmente diferente. Además, con frecuencia se cree que cuanto más altos sean los valores de IRC mejor calidad tienen las fuentes de luz, pero varios estudios de percepción han demostrado que un IRC de 70 puede ser preferible a fuentes de luz con un IRC de 100. Pero esto depende también de otras características que no capta el IRC, como la saturación cromática.

El LED ha cambiado las reglas del juego

 

Con la llegada de la tecnología de iluminación mediante LED, todo esto ha cambiado. Ahora es posible ajustar y optimizar el espectro de luz para adaptarse a características específicas. Por lo tanto, la tecnología LED hace posible crear efectos de iluminación completamente nuevos, diseñados de forma que se optimice el equilibrio entre las necesidades de la aplicación y la eficiencia energética.

 

Esto permite a los diseñadores crear nuevas experiencias de iluminación. Puesto que nuestra percepción del color de un objeto depende del espectro de la luz que se refleja en él, los profesionales de la iluminación no solo pueden influir en la percepción del objeto, sino que también pueden afectar a la respuesta emocional a él y a su valor percibido. Esto puede ser especialmente valioso en las tiendas de moda y alimentación, donde la calidad de la luz y la eficiencia energética son fundamentales. 

Resaltar lo mejor de los tejidos

 

Haciendo uso de esta funcionalidad ampliada, la tecnología LED crisp white de Philips Lighting se ha desarrollado especialmente para aplicaciones del sector de la moda en las que la percepción de los colores intensos es esencial. crisp white ilumina los tejidos para resaltar lo mejor de los colores y los blancos utilizando una única fuente de luz. Los colores aparecen enriquecidos e intensos mientras que los blancos tienen una apariencia brillante y nítida. Esta solución de alta calidad evita hacer las concesiones en cuanto a la vitalidad del color e intensidad del blanco que son habituales en las tecnologías de iluminación convencionales.

 

Soluciones como premium white y premium color ofrecen la mejor calidad de luz posible sin sacrificar la eficiencia energética en aplicaciones en las que tanto la calidad de la luz como el coste total de propiedad son importantes. Al aplicar los conocimientos sobre indicadores de iluminación en la tecnología de consumo y comprender las necesidades finales de los usuarios, las fuentes de luz resultantes ofrecen grandes ventajas en cuanto a experiencia del cliente, eficiencia energética y la creación del ambiente de marca correcto en la tienda.

Garantía de éxito a largo plazo

 

Estas son solo algunas de las posibilidades que ofrece la tecnología LED a medida que reescribe por completo las antiguas normas y abre un nuevo mundo de oportunidades para el diseño de iluminación. Para crear la luz de alta calidad que produzca los efectos deseados, los diseñadores de iluminación necesitan comprender cómo interactúan entre sí los diferentes indicadores de la luz y utilizar los componentes adecuados. Mediante la creación de efectos de luz nuevos y vibrantes, pueden atraer a los clientes y lograr el éxito a largo plazo.