Ahora estás visitando el sitio web de Philips lighting. Tienes disponible una versión localizada.
Sugerencias

    Luz UVC: Un futuro más allá de la COVID-19

     

    Con el lanzamiento de las vacunas, el final de la pandemia parece estar a la vista. Sin embargo, la desinfección ultravioleta ha llegado para quedarse. Aquí está el porqué.

    Los efectos germinicidas de la luz ultravioleta fueron descubiertos por primera vez en 1877, cuando se descubrió que la luz del sol impedía el desarrollo de bacterias patógenas en tubos de ensayo que se habían dejado fuera. Unos años después se descubrió que la luz ultravioleta en una longitud de onda de 250nm era una forma de desinfección muy efectiva. Hoy en día, la luz ultravioleta está siendo utilizada para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa la COVID-19. Otros virus y bacterias en el aire, superficies y en el agua, también son susceptibles a su poder.


    Ya en los años 1930 y 1940, William F. Wells, ingeniero sanitario de la Universidad de Harvard, demostró la practicidad de los rayos ultravioleta en la inactivación de virus transportados por el aire. Wells instaló luminarias para la purificación de aire en las clases de escuelas de las afueras de Filadelfia para ver si podían prevenir la propagación del sarampión. Luminarias situadas en las paredes del fondo de las clases, desinfectaban el aire que pasaba por ellas, volviéndolo a poner después en circulación en la estancia, gracias convección natural. Las escuelas que usaban estas modernas luminarias experimentaron un índice de infección del 13,3% en comparación con el 53,6% de las que no las utilizaron.1

    Clase antigua con luminarias de desinfección ultravioleta
    William F. Wells usó un predecesor de las actuales luminarias de desinfección ultravioleta en las clases, en su estudio de 1942 sobre el sarampión.
    En el espectro electromagnético, el rango de luz UV-C está comprendido entre 100-280 nanometros (nm). On the electromagnetic spectrum, the UV-C range is at 100-280 nanometers (nm). La exposición a luces ultravioleta en 254nm es efectiva rompiendo la cadena de ADN y ARN de virus, bacterias y esporas de mohos. En esta longitud de onda las personas y los animales no deben estar expuestos directamente a la luz UV-C ya que su piel y ojos podrían verse dañados. Sin embargo, es seguro utilizar una luminaria UV-C para la purificación del aire correctamente instalada o una cámara de desinfección en una estancia con la presencia de personas ya que los dispositivos cuentan con escudos para proteger a las personas de los rayos ultravioleta.

    Actualmente la eficacia de la luz ultravioleta como una forma ponderosa de desinfección de aire, superficies, objetos y agua, es ampliamente conocida. Y ha sido probada como muy efectiva frente a todos los patógenos testados hasta la fecha, incluyendo el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

     

    En 2020, los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, testaron la eficacia de las lámparas UV-C de Signify frente al SARS-CoV-2.

     

    Las pruebas revelaron que las fuentes de luz ultravioleta irradiando la superficie de un material inoculado con SARS-CoV-2, reducía el virus por debajo de niveles detectables en tan solo 9 segundos en seco y en 4 segundos en caso de que el virus estuviese húmedo.  


    “Los resultados de nuestras investigaciones muestran que, por encima de una dosis específica de radiación UV-C, se producía una inactivación completa de los virus y, en cuestión de segundos, ya no podíamos detectar ningún rastro viral,” comentó el Dr. Anthony Griffiths, Profesor Asociado de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.2


    Las pruebas se llevaron a cabo en condiciones de laboratorio y mientras que la desinfección de las superficies puede llevar segundos, los ciclos normales de desinfección se miden en minutos.

    Llegan nuevos productos al mercado

     

    La pandemia de COVID-19 ha disparado el interés de la iluminación ultravioleta. Signify ha lanzado nuevas familias de productos UV-C en el pasado año – desde luminarias para la purificación de aire y cámaras de desinfección a carritos con ruedas y regletas para la desinfección de superficies, incluso una lámpara de mesa para uso doméstico. ¿Pero va a suponer el lanzamiento de las vacunas el fin del resurgimiento de la tecnología ultravioleta derivado de la pandemia?

     

    “Lo que ha hecho la pandemia es dar un nuevo impulso a la tendencia de salud y bienestar en el lugar de trabajo”

     

    “No lo vemos como un fin sino como un nuevo comienzo,” dijo Paul van den Kerkhoff quien dirige el programa de desarrollo de negocio para la gama de productos UV-C de Signify. “Lo que ha hecho la pandemia es dar un nuevo impulso a la tendencia de salud y bienestar en el lugar de trabajo, algo que ya estaba ganando terreno mucho antes de la pandemia. Y después hay incertidumbres futuras – ¿quién sabe qué virus será el próximo en amenazarnos?

     

    Lo que ha hecho la pandemiaes dar un nuevo impulso a la tendencia de salud y bienestar en el lugar de trabajo”

     

    “No lo vemos como un fin sino como un nuevo comienzo,” dijo Paul van den Kerkhoff quien dirige el programa de desarrollo de negocio para la gama de productos UV-C de Signify. “Lo que ha hecho la pandemia es dar un nuevo impulso a la tendencia de salud y bienestar en el lugar de trabajo, algo que ya estaba ganando terreno mucho antes de la pandemia. Y después hay incertidumbres futuras – ¿quién sabe qué virus será el próximo en amenazarnos?

    Este sentimiento resuena en un artículo reciente sobre Servicios de Biodiversidad y Ecosistemas de la Plataforma Intergubernamental de Ciencias Políticas, que señala que la COVID-19 es la sexta crisis sanitaria mundial desde la pandemia de gripe de 1918. Desgraciadamente, añade que hay 1,7 millones de virus “sin descubrir” en mamíferos y aves y de esos, cerca de 827.000 podrían infectar a personas.

     

    El riesgo es sustancial. Como las tierras vírgenes están siendo deforestadas para ganar tierras de cultivo, humanos y animales están cada vez más cerca, haciendo que sea cada más fácil para las enfermedades, cambiar de especie y propagarse entre los humanos.

     

    “Tenemos que pensar más allá de la COVID-19. Es el momento de que nos tomemos en serio la erradicación de los virus y para este fin, la desinfección ultravioleta es un medio muy efectivo,” añade Femke Megens - de Poorter, experta en iluminación UV-C de Signify. “Puede servir como línea de defensa para, en combinación con otros métodos de desinfección, ayudar a mantener seguras oficinas, supermercados, gimnasios, transporte público y otros ambientes de gran contacto, reduciendo la necesidad de utilizar desinfectantes químicos.”

    Van den Kerkhoff también habla sobre la importancia de mantener seguras a las personas, así como de la viabilidad de instalar iluminación UV-C en todo tipo de edificios.

     

    “Simplemente mirad a los clubs de fútbol. Su mayor riqueza son sus jugadores. Cada año se escuchan noticias sobre equipos afectados por la gripe, lo que supone equipos más débiles o estragos en los partidos. Mientras que la COVID-19 fue la razón principal para que los clubs instalaran nuestras luminarias para la purificación del aire en sus vestuarios, la desinfección ultravioleta puede ayudar a proteger a los jugadores durante todo el año, frente a enfermedades transmitidas por el aire como la gripe estacional.3 Dejando las razones sanitarias a un lado, tiene sentido comercial,” comenta Van den Kerkhoff.

    Vestuario del PSV con luminarias Philips UV-C para la purificación de aire
    Los dispositivos instalados en el techo del vestuario de los jugadores dentro del estadio del PSV en Eindhoven son luminarias Philips UV-C para la purificación de aire. Mientras que la luz ultravioleta es invisible, un pequeño pico de 405nm, en la parte azul del espectro visible de luz, aporta una tenue tonalidad azul a las luminarias cuando están encendidas.
    Ambos PSV Eindhoven and RB Leipzig han instalado luminarias Philips UV-C para la purificación de aire en sus vestuarios para ayudar a crear un ambiente de trabajo más seguro para los jugadores y el equipo técnico.
    Esta misma lógica es la que se debería aplicar a las oficinas y otros lugares de trabajo. Un artículo de la empresa de recolocación Challenger, Gray & Christmas Inc, afirmaba que en la temporada de gripe de 2018-2019, se estimaba que 20 millones de trabajadores en EEUU estuvieron enfermos, lo que causó una pérdida de productividad en los negocios de 17.500 millones de dólares.
    Clase antigua con una luminaria de desinfección ultravioleta de suspensión central y una clase actual con luminarias Philips UV-C para la purificación de aire
    Todos los padres te dirán que una clase es un caldo de cultivo para los virus. La tecnología UV-C ha Avanzado mucho desde la luminaria de desinfección ultravioleta de suspensión central de 1930 (a la izquierda) hasta las eficientes luminarias para la purificación de aire actuales (a la derecha).
    Al mismo tiempo, los gobiernos tienen un papel muy importante para asegurar que la desinfección ultravioleta se incluya en los códigos de edificación. La tecnología necesita ser normalizada como lo está en la industria de tratamiento de aguas. De nuevo, tiene sentido si tenemos en cuenta los costes que supone la temporada de gripe a la sanidad pública. De acuerdo con un artículo de 20184, se estimaba una carga económica media anual de 11.200 millones de dólares a sistema sanitario de EEUU debido a la gripe estacional. 

     

    La estimación media anual de la carga económica de la temporada de gripe en los EEUU fue de 11.200 millones de dólares”

    Preparándonos para el futuro

     

    Como los países están presentando paquetes de estímulos económicos y empezando proyectos de infraestructuras, la atención debe dirigirse a crear espacio de trabajo y edificios públicos más seguros. Solo en la Unión Europea, la cantidad total de los estímulos económicos supones 1,8 billones. Una parte importante de esta cantidad estará destinada a la renovación de edificios. ¿Qué mejor momento que este para poner la tecnología UV-C en primer plano para ayudar a crear ambientes interiores más seguros y limpios?

     

    “Mientras nos esforzamos por controlar y recuperarnos de la actual pandemia, debemos pensar en lo que está por venir,” mencionó António Guterres, Secretario General de la ONU, en un mensaje del pasado diciembre para conmemorar el Día Internacional de la Preparación Pandémica. “Mientras nos recuperamos de la pandemia, decidámonos a desarrollar capacidades de prevención para estar preparados cuando el mundo tenga que hacer frente a la próxima epidemia,” resaltó.

     

    Si el confinamiento nos ha enseñado algo, es que las personas son seres sociales que prosperan en la interacción cara a cara. Las videollamadas han sido un regalo del cielo, pero afrontémoslo, no hay sustituto para las conversaciones más frías o para una reunión inspiracional de lluvia de ideas.

     

    Si las personas han de tener la confianza para volver a las oficinas, entonces debería prestarse más atención a mantenerlas seguras. Deben ser capaces de confiar en la superficie que tocan y en el aire que respiran – con pandemia o sin ella. Aquí es donde la iluminación ultravioleta marca la diferencia con su gran poder de desinfección. Es verdaderamente, una tecnología para para la nueva normalidad.  

     

    ‘The History of Ultraviolet Germicidal Irradiation for Air Disinfection,’ Nicholas G. Reed. January-February 2010.

    2 Signify y la Universidad de Boston validan la efectividad de las fuentes de luz UV-C de Signify. Nota de prensa, 17 de junio del 2020.

    3 James J. McDevit et al, Aerosol Susceptibility of Influenza Virus to UV-C Light, 2012.

    4 Economic burden of seasonal influenza in the United States,’ 2018, by Wayan C W S Putri et al.