Más marcas de

La tecnología LED ofrece mucho más que luz

 

Los LED se integran en un sistema que da también acceso a controlar el resto de las prestaciones de la instalación, como el ajuste preciso de la climatización, el ahorro energético y el reporte de informes con datos sobre el crecimiento de las plantas. Además, permiten eliminar la limitación asociada al exceso de calor que irradian las lámparas SON-T (iluminación convencional).

 

Hace ya varios años que realizamos ensayos con tomates en el Delphy Improvement Center de Bleiswijk. En estas instalaciones, estudiamos la combinación de iluminación LED GreenPower (sobre plantas y entre plantas) y lo comparamos con los resultados obtenidos con iluminación convencional. Después de los tomates de rama gruesos (variedad Merlice), iniciamos otro cultivo de tomates de rama cherry (variedad Juanita). Ha sido muy gratificante obtener tales niveles de producción, sabor y calidad.

Los LED se integran en un sistema que da acceso a más prestaciones, como ajuste de la climatización, ahorro energético y diapositivas con datos de plantas.

Por ejemplo, gracias a los LED, el año pasado plantamos a mediados de agosto (semana 33) y lo hemos repetido este año, siendo esta fecha de plantación demasiado precoz para una empresa que use un sistema de iluminación SON-T (convencional). En las épocas en que las temperaturas exteriores son más elevadas, pero se quiere añadir iluminación, el calor que irradian estas lámparas supone un obstáculo. Los LED, al emitir luz fría, no presentan esta limitación. Sin embargo, sobre todo en otoño, cuando los días se acortan, permiten aportar la iluminación necesaria. Hemos descubierto que este tipo de estrategia produce un cultivo fuerte capaz de aguantar el invierno. A pesar de la elevada densidad de tallos, el cultivo seguía vital en primavera, mientras que los que habían crecido con iluminación SON-T presentaban bastante "desgaste".

 

En el departamento de pruebas, trabajamos con una pantalla de energía y una pantalla difusora. Una de ellas permaneció cerrada al 95% prácticamente todas las tardes durante el periodo de iluminación, a partir de las 14:00h. Mientras la pantalla estaba cerrada, deshumidificábamos el aire del invernadero lo máximo posible, manteniendo abiertos los paneles de ventilación del techo. ¿Cuál fue el resultado? Descubrimos que el cultivo no necesitaba una temperatura ambiente elevada dentro de la sala para mantener su ritmo de crecimiento. Una vez evitada la radiación para conservar la temperatura de las plantas, bastó con una deshumidificación suficiente. Además, mantenía más CO₂ en el interior del invernadero.

 

Creo que es asombroso que hayamos conseguido una producción de 38,6 kg por m², pero igual de positivo me parece haber mantenido el consumo de gas en tan solo 35 m³ por m². Con ello, hemos demostrado que usando una iluminación 100% LED podemos lograr maximizar la producción manteniendo niveles eficientes de consumo energético. Eso sí, iluminar con LED requiere invertir en nuevas condiciones y técnicas de cultivo. A partir de ahí, es posible comenzar a plantearse cómo limitar y reducir el consumo de energías fósiles.

 

Con todo esto, el tomate es uno de los cultivos que mejor conocemos en relación con su comportamiento bajo nuestras luminarias LED, tanto es así que disponemos de herramientas de predicción del aumento de la producción, en base a distintos parámetros.

 

Contáctanos y estudiamos tu caso.

 

Paloma Martín Benito

Paloma Martín Benito

Especialista en iluminación para horticultura de España y Portugal.

Escrito por Piet Hein van Baar